Mind Hacking

En Portium aspiramos siempre a hacernos las preguntas más relevantes, abordar retos verdaderamente interesantes y crecer a partir de éstos en un proceso de CoBuild que nos enriquece siempre. Una de estas cuestiones claves que nos ronda cada cierto tiempo, y es objeto de debates y conversaciones apasionadas, es cómo podemos innovar de forma radical transformando nuestro entorno, sea éste un segmento de clientes, una comunidad, la sociedad o el mismo planeta.

Lo primero que nos viene hoy a la mente son los llamados retos exponenciales a través de las tecnologías, que configuran una singularidad única en la historia: acabar con el hambre, combatir las enfermedades, la sostenibilidad ambiental, etc. Sin embargo, el reto elemental y el arma más poderosa con la que contamos es nuestra propia mente, capaz de los prodigios y sacrificios más nobles así como de la mayor degradación de la dignidad humana. Si logramos una genuina revolución en nuestros modelos mentales, seríamos capaces de superar cualquier desafío para nuestra especie, así que ¿cómo haremos que el ser humano crezca de la misma forma que evoluciona la tecnología o la ciencia?

Tenemos que trabajar sin cansancio para hackear la mente y la visión de toda una generación, que parece transitar peligrosamente hacia un capítulo de la serie Black Mirror, una sociedad alienada y sumida en el vacío de la oscuridad de nuestras pantallas, vidas virtuales desconectadas del prójimo en una nueva lucha de clases, vestida con una capa de gamificación social. ¿Queremos seguir un modelo deshumanizado o cambiarlo por el humanista? Como siempre, el primer paso para hackearnos sería repensar estos modelos mentales, claves para el progreso así en la ciencia (modelo estándar de partículas, teoría de cuerdas) como en la empresa (lean, innovación abierta).

Por eso, Portium nace como un puerto que nos conecta en un momento clave de cambio de paradigmas, en el que la frontera entre la agencia y la consultora es cada día más difusa, el pensamiento de storytelling y el análisis se integran, como nos ilustra Nick Law, global chief creative officer en RG/A, la gran agencia de la era digital.

Para afrontar el cambio debemos ser creativos, liberarnos de prejuicios y el lastre de malas experiencias, ese muro invisible que nosotros mismos levantamos para esconder nuestro propio miedo al fracaso. La creatividad no es una cualidad exclusiva de diseñadores, artistas o publicistas, sino de los más brillantes científicos, ingenieros y programadores, que buscan nuevas soluciones a los grandes problemas, y nos permite en ocasiones trascender el límite de la razón a través de intuiciones que nos susurran al oído. La creatividad nos hace humanos, más allá de la lógica de robots e inteligencias artificiales, y se antoja imprescindible en un futuro optimizado al extremo.

Foto: http://static.panoramio.com

Una noche en el páramo del majestuoso Cotopaxi (Ecuador), completamente solo durante 24 horas y enfrentado sin distracciones con mi propia alma, tuve una visión que ha tenido un impacto muy positivo en muchos momentos de mi vida personal y profesional. Personalmente, creo fundamental en los líderes de esta era que se precipita ante nuestros ojos, abrazar una visión que oriente estrategias sostenibles y se centre en el mayor valor que tenemos: el talento de nuestros equipos y colaboradores para innovar. Tenemos que nutrir de inteligencia a los datos, claro que sí, pero primero ofrezcamos un poco de visión a esa inteligencia.

La innovación sin ética e inspiración es una nave sin rumbo, sin ese fin que hace justicia a los medios. Los medios, además de la tecnología, son nuevos procesos que nos ayudan a obtener resultados diferentes de los que ya estamos acostumbrados, y es que en las grandes compañías, los sectores e instituciones más tradicionales, ya se habla de innovación abierta, design thinking, democracia deliberativa, soft skills… Procesos centrados ahora sí en el valor de la persona, más cualitativos y empáticos. Como sugiere mi buen amigo Fernando Polo, nos enfrentamos a una nueva Age of citizen, para la que debemos estar preparados mental y por qué no, emocionalmente.

Os invito a sumaros a este gran hackathon global de mentes y preguntaros, ¿qué me inspira para innovar durante los próximos 30 años?

1 comentario de “Mind Hacking”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *