Emprendimiento: antes todo esto era campo

Emprender está de moda, y todos tenemos que crear nuestra propia empresa para empezar a ser alguien en la vida. Ya no sirve solo ser bueno en lo tuyo.

 

Imagen: Grandes Pymes

“Antes todo esto era campo”, es una frase genial que mucha gente ha usado, refiriéndose a la rápida evolución del asunto sobre el que trates. Así podemos decir del mundo musical, por ejemplo, donde ahora vivimos en un universo de plataformas como youtube o spotify pero “antes todo esto era campo”. Eso también ha pasado en el mundo del emprendimiento. 

Aclaro, no hablo de una burbuja porque para saber si estamos en una, podemos leer el artículo de Paco Hidalgo. Hablo de un mundo donde nos han metido el emprendimiento hasta el último esbozo y eso puede provocar una contrarreacción inmediata en muchos de nosotros.

Emprender está de moda, y todos tenemos que crear nuestra propia empresa para empezar a ser alguien en la vida. Ya no sirve solo ser bueno en lo tuyo. Y creamos miles de dioses en este mundillo, algunos mejores que otros. Incluso algunos, que jamás en la vida han creado o participado en la creación de un producto o empresa. Con esto estoy lanzando un “spoiler”, pero creo que ya lo estás viendo, emprender no es (sólo) crear una empresa.

Entonces, partiendo desde esa línea, todos recibimos el mensaje de emprendimiento pero no todos están preparados para aprovecharlo.

Analicemos las causas de esta saturación de emprendimiento:

  1. Inestabilidad laboral. Todos debemos reinventarnos, y para ello nada mejor que exprimir el emprendimiento. Así nos podemos llamar CXO, donde sustituyes la X por la letra que quieras, y ya tienes un puesto increíble.
  2. Falta de políticas reales. Ante la inestabilidad laboral, se deberían de haber creado políticas expansivas, en vez de regresivas. Nunca se ha salido de una crisis con dichas políticas. Todo el empeño político ha ido a reducir el paro, sea por la vía que sea, aunque ello signifique mandar a personas a crear empresas o hacerse autónomos.
  3. Pérdida progresiva del empleo “humano”. Podemos estar de acuerdo, o no, pero lo cierto es que en algunos años, los robots dejarán sin empleo a una buena parte de la población activa actual.

Si a esto le añadimos las ganas de aventuras que muchos tienen/tenemos, ahí podemos empezar a vislumbrar lo que no es una burbuja como la de las punto com, sino más bien una burbuja como la que lanzó a muchos hace unos años a montar tiendas que vendían cigarrillos electrónicos. Y ya podemos ver algunas críticas.

Y todo porque hemos pervertido la palabra emprendedor. Porque no hemos sabido ser capaces de definir que lo importante de un emprendedor no es que tenga más o menos ideas de montar una empresa, lo importante es la capacidad de afrontar proyectos, de investigar, de no quedarse nunca en la superficie.

Es que un emprendedor no es un joven empresario, un emprendedor es una persona que tiene ciertas capacidades. Alguien que monta una empresa (aunque la llamemos startup) es un empresario, y no todo el mundo tiene las condiciones para ser empresario, así como no todos podemos ser los mejores jugadores del mundo.

Vamos, que “antes todo esto era campo”, y que si bien no hay que volver a donde estábamos, sí deberíamos replantearnos todo lo que se ha creado entorno al emprendimiento, cada uno asumiendo sus fallos y aciertos. Y agradeciendo todo lo hecho, porque esto ha ayudado a muchos, pero asumiendo que en el camino nos podemos cargar el sueño de muchas personas forzadas a “emprender”.

En definitiva lo más importante de todo, es dejar el “campo” un poco mejor que como nos lo encontramos.

 

Port Relacionados

Comments (2)

Gran artículo este, hay mucho por discutir de ello

Estoy de acuerdo, se puede seguir exprimiendo el tema que hay para rato

Leave a comment